puebla
PUEBLA
  1. TURISMO
  2. MUSEOS
  3. IGLESIAS
  4. GASTRONOMIA

 

TURISMO

Puebla es sin lugar a dudas, una ciudad en la que podrá pasar unas vacaciones enriquecedoras, ya sea que disfrute del contacto con la naturaleza, de la historia, la cultura o bien del relajamiento total, aquí siempre encontrará una actividad perfecta para usted y su familia.

Entre sus maravillas naturales, Puebla posee hermosos ríos, lagunas, cascadas, grutas, volcanes y montañas. Además, en los alrededores de la ciudad podrá encontrar una variedad de sitios arqueológicos para visitar, en los que podrá aprender sobre las antiguas civilizaciones que habitaban estas tierras. Entre estas zonas se encuentran Cantona, La Pirámide Cholula, Tepapayeca, Xiutetelco y Yohualichan, por mencionar algunas.

Parque Nacional Popocatépetl-Iztaccíhuatl

Si disfruta del contacto con la naturaleza, no podrá dejar de visitar este imponente lugar que llenará sus vacaciones de aventura y constantes descargas de adrenalina. En el Popo-Izta, podrá practicar el alpinismo, llegando a las elevadas cumbres de los volcanes Popocatépetl de 5,452 metros de altura e lztaccíhuatl de 5Parque Nacional Popocatépetl-Iztaccíhuatl

 

Si disfruta del contacto con la naturaleza, no podrá dejar de visitar este imponente lugar que llenará sus vacaciones de aventura y constantes descargas de adrenalina. En el Popo-Izta, podrá practicar el alpinismo, llegando a las elevadas cumbres de los volcanes Popocatépetl de 5,452 metros de altura e lztaccíhuatl de 5,280 metros.,280 metros.

Intérnese en las mesetas y los bosques de uno de los parques nacionales más grandes de la República Mexicana y descubra la fauna silvestre que éste tiene para usted. Venados de cola blanca, gallinas de monte, halcones y cuervos, son sólo algunas de las especies que encontrará cuando excursione al corazón de la Sierra Nevada, en cuyas faldas se encuentra asentado este maravilloso parque nacional, en el podrá respirar el aire puro de las montañas y presenciar una que otra helada en invierno.

 

 

Cholula

La pirámide de Cholula es una de las principales atracciones en Puebla. Este magnifico lugar fue construido en honor al dios de la lluvia Chiconahui Quiáhuitl, y es uno de los monumentos más grandes del mundo. Con una altura total de 64 metros y una plataforma de 450 metros por lado, esta pirámide es dos veces más grande que la de Keops en Egipto.

Durante las excavaciones que se han realizado en este hermoso sitio arqueológico se han encontrado ocho kilómetros de túneles, el Mural de las Mariposas y el Mural de los Bebedores con más de cien figuras antropomorfas que escenifican una ceremonia en honor de Octli, el dios del pulque, todo esto, entre siete pirámides que se fueron superponiendo a lo largo de seis siglos, hasta que finalmente le dieron a la pirámide, las dimensiones que ahora posee.

Teatro Principal

En 1706 se inauguró en un punto importante de comercio y tráfico, el Teatro Principal, en el cual se daba cabida a 1,600 personas. Posteriormente durante la Guerra de Independencia fue utilizado como bodega de artillería. Al ser reabierto fue utilizado para llevar a cabo corridas de toros, lo cual lo deterioró notablemente. En 1820, año en el que recibió el nombre que actualmente lleva, fue reconstruido, pero en 1902, después de una función se incendió, perdiendo en esta catástrofe, gran parte de su estructura arquitectónica Colonial.

Años después fue reconstruido una vez más y acondicionado, por lo cual se encuentra funcionando hasta la fecha. Actualmente, el área en la que se encuentra el Teatro Principal, es una zona peatonal en la que se encuentra también el Barrio del Artista, lugar en el que se dan cita pintores y escultores poblanos que muestran y venden sus obras al público. Este es, uno de los más representativos lugares turísticos de Puebla.

Africam Safari

En este maravilloso zoológico tendrá la oportunidad de apreciar una gran variedad de especies salvajes desplazándose como si estuvieran en su hábitat natural. Africam Safari fue fundado en el año de 1972 por el Capitán Carlos Camacho, con el único propósito de ser una colección privada, pero actualmente cuenta con más de 3000 animales de aproximadamente 250 especies, permitiendo que los visitantes tengan la oportunidad de convivir con los animales.

El Zócalo

 

de la ciudad de Puebla está rodeado de hermosos jardines, enormes árboles y bellas construcciones Coloniales. En épocas antiguas, este lugar sirvió de escenario para espléndidas representaciones festivas, dando vida a la alegría de esta ciudad. Entre sus portales y sus bellas calles se solían presentar funciones teatrales, fiestas, celebraciones religiosas y corridas de toros. Actualmente el Zócalo es frecuentado, lo mismo por las actividades culturales que eventualmente ofrece, como por el entretenimiento que se encuentra tradicionalmente en los jardines públicos.

MUSEOS

Museo Amparo

El Museo Amparo fue fundado en 1991, sus salas de exhibición lucen modernas, con amplias vitrinas, grandes monitores y pantallas que al tocarlas muestran las imágenes de las piezas expuestas, sobre las cuales se informa mediante audífonos, en español, inglés, francés, alemán y japonés. Además cuenta con el más avanzado sistema de información y una de las más importantes colecciones de obras de arte que existen en México, convirtiendo así a este lugar, no sólo uno de los mejores de México, sino de toda Latinoamérica. Una gran obra arquitectónica y una magnífica museografía se conjugan en este museo, un lugar que no puede dejar de visitar cuando se encuentre en Puebla.

Museo de Arte Popular Religioso Poblano de la UPAEP :

Ubicado en el centro de la ciudad en la 3 norte 1203. El museo se encuentra en el Exconvento de Santa Rosa, fue creado con el objeto de difundir y preservar el Patrimonio Cultural del Estado.
Cuenta con 7 salas de exposición permanente en las que presentan una exhaustiva muestra de artesanías, elaboradas en la entidad. Cada una de las salas representa a una región.
Se recomienda visitar la cocina del convento, típicamente poblano, está revestida completamente de azulejos y surtida de mobiliario y utensilios propios de su época. El museo cuenta con una tienda artesanal y biblioteca especializada en la materia.

Museo San Pedro de Arte:

En sus inicios fue un hospital(1545) para hombres y luego mixto. En el siglo XVIII quedó a cargo de la orden de los hospitalarios de San Juan de Dios.
Esta construcción data del siglo XVII y es uno de los más bellos en su género. Lo que más llama la atención en este conjunto es su cúpula con gajos curvos.
El edificio tuvo múltiples funciones a lo largo de su historia, por algún tiempo el patio se techó y sirvió de cancha deportiva. Fue restaurado y albergó durante algunos años al Archivo General de Puebla. Actualmente alberga al Museo de Arte Virreynal considerado como el mejor museo de Arte Sacro en el país.
Ubicación: 4 Norte No. 203

Museo Universitario-Casa de los Muñecos:

Localizado en Avenida 2 Norte No. 2. Tiene una fachada del siglo diecisiete usa azulejos de talavera, hechos a mano, combinado con ladrillo rojo, un estilo de decoración típicamente poblano. Las caricaturas ( "muñecos") pintadas en los azulejos burlan a los enemigos políticos del dueño original, Agustín Ovando de Villavicencio

 

Museo Bello y Gónzalez:

Fundado gracias a la iniciativa de don José Luis Bello y González, nace a partir de una actitud cultural especialmente decimonónica. Los Bello, al igual que otros destacados poblanos de la época, dedicaron parte importante de su vida y fortunas a conformar colecciones de pinturas y objetos europeos y mexicanos de gran valor por su calidad artística y por su antigüedad. Una parte importante de esas colecciones se originó en la adquisición de infinidad de objetos sacros y artísticos provenientes de conventos de mujeres suprimidos durante el periodo juarista.
En la planta baja hay salas que contienen importantes muestras de artesanía local, cerámica y loza de Talavera poblana.
En la planta alta, cuenta con objetos artísticos así como colecciones de porcelana china y europea. Además de antiguos instrumentos musicales, en la que se encuentran obras de Arrieta, pintor costumbrista poblano-tlaxcalteca de gran calidad.
Dirección: 3 Poniente 302, Centro.

Museo Nacional de los Ferrocarriles Nacionales:

Se encuentra en lo que fue la estación del Ferrocarril Mexicano, la cual fue construida bajo la asesoría de una compañía británica e inaugurada el 15 de septiembre de 1869 por el Presidente Juárez.
Para fines del siglo XIX, tal establecimiento de la red ferroviaria significó para el Estado de Puebla una importante zona de intercambio económico.
Este museo constituido no sólo por el edificio decimonónico sino también por la considerable colección de máquinas ferroviarias, reflejan el desarrollo de la ciencia y la tecnología desde que se inició la era del ferrocarril en México.
Su museo data de 1988 y en su sala principal se ofrecen diversas exposiciones periódicas. Además cuenta con una biblioteca especializada y alberga un importante fondo documental para investigaciones.
Su exhibición consta de nueve locomotoras construidas entre 1875 y 1956; cinco de ellas son de vapor, una es eléctrica y las tres restantes son de diesel. Además, se puede admirar un autovía de 1967, un carro cabús de 1910 y un carro express de 1925.
Dirección: 11 Norte No. 1005 Centro.

Museo del Automóvil Antiguo:

Ubicado en calle 3 sur número 1501. Fue creado para la exhibición constante de vehículos que por su fecha de fabricación, marca, procedencia, características particulares, etc. representan motivos para ser dignos de admiración.
En éste museo se han presentado vehículos que van desde el legendario Ford "T" 1912, el Oldr Curred Dash 1904. La Limosina Cadillac 1941, el Papa Móvil (usado por el Papa Juan Pablo II en su primera visita a México), el Opel, Kapitan Cabriolet 1939, (Art-Deco, pieza única en el mundo, el Roll Royce"Comiche" y un carro inglés marca Reley, acabado totalmente a mano.

Museo de la Revolución-Casa Aquiles Serdán:

Expone la vida y los tiempos de Aquiles Serdán (1877-1910), quien murió en esta casa el 18 de noviembre de 1910, durante una batalla de 14 horas contra policías y tropas federales. Su hermana, Carmen Serdán (1873-1948), también fue una dirigente de la Revolución. Ubíquelo en 6 Oriente No. 206.

Museo de Guerra o de la no Intervención:

Ubicado en la zona cívica 5 de mayo, colonia los Fuertes. En forma general relata los suceso más importantes de la no Intervención Francesa en Puebla, como la Batalla del 5 de mayo, el Sitio de la Ciudad y el asunto final del 2 de abril de 1867 por las Tropas Mexicanas.
Tiene una excelente estructura del siglo XVII; se encuentra en muy buenas condiciones.

Museo y Biblioteca General Ignacio Zaragoza:

Recinto que expone la vida y los tiempos de este héroe militar mexicano. Su victoria más grande fue la Batalla del 5 de Mayo de 1862 contra las tropas francesas, invasoras del Emperador Maxmiliano. Se encuentra en 4 Poniente No. 516.

 

Museo Bello y Zetina:

Ubicado en avenida 5 de mayo número 418, en el centro de la ciudad. Su construcción data del siglo XVIII, cuenta con 10 salas de exposición. Destacan pinturas de gran valor artístico, cultural y monetario, todas elaboradas por pintores de renombre. También se encuentran figuras en miniatura, pisapapeles, figurillas porcelanizadas, muebles estilo Luis XV de la época del primer imperio y utensilios para comedor de aquella época.

Museo de Historia Natural:

Ubicado en la zona cívica 5 de mayo. Se inició su construcción en 1974, tiene una excelente variedad de ejemplares que lo convierten en una escuela de Zoología, se muestran un total de 46 exhibidores o dioramas donde además se observan pinturas, texturas y vegetales; logrando formar impresionantes ambientes, representativos de diferentes regiones del mundo.
Destaca la reproducción de los dinosaurios que se encuentran a la entrada del museo.

Museo Vida Animal (Herpetario): Se encuentra en avenida 9 poniente 1308, exhibe diversidad de reptiles vivos e insectos de distintos países.

Museo Interactivo Imagina:

Es un espacio de libre elección que te permite conocer, experimentar, explicar y sentir.
Su temática se centra en la Vida, posteriormente se tocan temas como la diversidad biológica, el desarrollo y plenitud del hombre y finalmente se buscará explorar la relación del hombre con su entorno. Se ubica en Calzada Ejercito de Oriente s/n y Cazadores de Morelia Unidad Cívica 5 de mayo. Los Fuertes.
El museo cuenta con un simulador de vuelo.

Museo Regional de Puebla-Casa del Alfeñique:Construido 1791. Residencia estilo barroco de Antonio Santa María Icháurregui.
Llamado alfeñique porque la decoración excéntrica de yeso aparenta ser un dulce de merengue, hecho de clara de huevo batido, azúcar y almendras.
Los primeros dos pisos son el museo, que se enfoca en la historia de la ciudad. El tercer piso preserva lo que era la casa misma, con muebles del periodo y una capilla familiar.
Ubicación: 4 Oriente No. 416.

Planetario

:Se encuentra en el cerro de Loreto. Distinguido por su geométrica forma piramidal.
El Planetario es una institución científico-cultural orientada a la difusión de la astronomía y de las ciencias naturales.
Abrió sus puertas al público en febrero de 1985. De entonces a la fecha es uno de los lugares más visitados del conjunto de monumentos y museos de los Fuertes de Loreto y Guadalupe.
Cuenta con la sala de proyecciones donde se realizan simulaciones del Universo, que se complementa con la proyección de películas sobre un domo parabólico y se finaliza con la exhibición de documentales de carácter científico-cultural, accesibles a todo el público.
En las instalaciones del Planetario, durante todo el año se llevan a cabo diversas actividades que incluyen además del programa cotidiano, ciclos de conferencias, simposios, talleres infantiles, exposiciones y cursos, lo que convierte a esta institución en un centro generador de cultura.
Dirección: Unidad Cívica 5 de Mayo Los Fuertes Calzada Ejercito de Oriente s/n y Cazadores de Morelia.

IGLESIAS

Iglesia de Santo Domingo:

de sobrio estilo barroco fue edificada entre 1571 y 1659. Es famosa por la Capilla del Rosario, considerada en su tiempo como la octava maravilla del mundo.
En esta capilla se aprecia una imagen de la Virgen del Rosario, rodeada por numerosos santos, ángeles y mártires. También hay exquisitos trabajos en ónix, yesería dorada, punturas y azulejos, detalles que la convierten en uno de los máximos ejemplos del barroco mexicano.
Santo Domingo, que tuvo como primer arquitecto a Francisco Becerra, fue parte de una construcción mayor: el Convento de los Dominicos, cuyas dimensiones alcanzaban casi dos manzanas.
El complejo fue modificado violentamente durante la Reforma (1855-1861), periodo en el que se destruyó su zona norte y se expropió parte de sus terrenos, porque en aquellos tiempos los dominicos eran los principales opositores del gobierno liberal, el cual propugnaba una nueva relación entre el Estado y la Iglesia, cambios que recortarían los beneficios económicos de los religiosos.
La iglesia de Santo Domingo se encuentra en la avenida 5 de Mayo y 4 Poniente, a 3 cuadras del Zócalo.

Templo de la Compañía:

es una espléndida construcción que mezcla la cantera gris y la argamasa en su estructura. Fue diseñada por José Miguel de Santa María y por sus proporciones es considerada una de las mayores obras arquitectónicas poblanas del siglo XVIII.
Se desconoce la fecha exacta en la que empezó a construirse; sin embargo, se sabe que los trabajos concluyeron en 1767, desde entonces su imponente y recargada fachada de dos cuerpos y de rasgos decorativos eclécticos es parte importante del semblante urbano de la ciudad.

En su interior resaltan sus naves procesionales, su altar mayor con una escultura del Sagrado Corazón de Jesús y su sacristía que conserva una muestra de lienzos religiosos de gran calidad.

Asimismo alberga los restos de Catarina de San Juan, conocida como China Poblana, singular personaje que se cree fue una princesa asiática del siglo XVIII, traída como sirvienta a la Nueva España.
La iglesia se encuentra en la avenida Maximino Ávila Camacho en el cruce con la calle 4 Sur.

Convento de Santa Catalina:

es el más antiguo de Puebla y el primero que tuvieron las monjas dominicas en toda la Nueva España. Se desconoce la fecha en que comenzó su construcción, pero se sabe que tuvo que pasar por varias etapas de trabajos, incluyendo una serie de remodelaciones.
El convento -concluido en 1750- tiene una sencilla fachada con dos portadas sobrias. Resalta su campanario con ladrillos y azulejos, típicos de la arquitectura poblana. En su interior destacan valiosos retablos barrocos y su altar mayor de estilo neoclásico. Se encuentra en la calle 3 Norte 201.

Ex Convento de Santa Rosa (Museo de Arte Popular):

en sus claustros austeros, las monjas buscaban alejarse del mundo y sus tentaciones. Su existencia estaba consagrada a la oración y al misticismo, en una lucha tenaz y persistente, a veces hasta dolorosa, por encontrar los caminos que las condujeran al reino de Dios.
Recluidas por voluntad propia o por decisión de sus "piadosos" padres, estas mujeres llevaban una vida monacal, nunca abandonaban los claustros ni siquiera a la hora de la muerte, porque el convento tenía su propio cementerio.v El convento fue inaugurado en 1740. Su estilo arquitectónico encaja con las líneas estilísticas poblanas. Entre sus ambientes destacan la portería, la sala de profundis, dos refectorios, un claustro y un locutorio de grandes dimensiones, este último se utilizó durante varias décadas como confesionario, capilla y sacristía.
Otro ambiente de gran importancia era la cocina de Santa Rosa, la cual estaba revestida de azulejos. Se sospecha que en sus fogones, las monjas -quizás guiadas por la mano divina- crearon el tradicional mole poblano de guajalote, una de las máximas expresiones de la gastronomía barroca mexicana.
En 1859, las leyes de la Reforma (1855-1861) obligaron a cerrar (mejor dicho a abrir) las puertas del convento. Posteriormente se convertiría en el hospital de dementes de San Roque, y, a inicios del siglo XX, en hospital General.
En la actualidad, los antiguos claustros son las salas de exposición del museo del Estado. La iniciativa surgió en 1973 y, desde entonces, se muestran las más excelsas expresiones del arte popular poblano.
Se encuentra en la calle 14 Poniente 301.

-Ex convento de Santa Mónica:

intrincados túneles y pasajes ocultos configuran la "geografía" arquitectónica de este singular recinto religioso, en el que decenas de monjas vivieron de forma clandestina por más de 70 años, para escapar de las leyes anticlericales promulgadas por el gobierno de la Reforma (1855-1861). Recién en 1934 fueron descubiertas, entonces se desalojó el convento.
El complejo religioso presenta una fachada de líneas sencillas que contrasta con los detalles barrocos de su entrada, que combina los azulejos con los ladrillos. También pueden notarse algunos rasgos del estilo mudéjar.
Actualmente los claustros son la sede del museo de Arte Religioso. En sus salas se exhiben una importante colección de pinturas y esculturas provenientes de los conventos de Santa Catalina y Capuchinas. Asimismo se pueden conocer los detalles de la vida clandestina de las "siervas de Dios".
Se encuentra en la calle 18 Poniente N° 103.

GASTRONOMIA

Hija de la fusión de las cocinas azteca y europea, la apetitosa gastronomía poblana se caracteriza por su esencia mestiza, sus sabores eclécticos que mezclan lo dulce, lo salado y lo picante y la utilización de muchos ingredientes -pero en pocas cantidades-en la preparación de sus excelsos guisos, tortillas, chiles rellenos, sopas y sublimes postres.

Potajes emblemáticos que surgieron en los fogones de los conventos poblanos y en las cocinas de las casas de los mestizos y criollos. En esos templos del sabor, se crearon nuevos métodos en la preparación de alimentos y, también, diversos utensilios, como ollas de barro, metates y cucharas de madera, distintas a las del resto del país.

En los conventos y en las casas, las mujeres poblanas juntaron productos nativos como el maíz, los chiles, los frijoles, los jitomates y la carne del pavo, con ingredientes foráneos como el pollo, el cerdo, el queso, el trigo, el aceite de oliva y las cebollas, entre otros, para "inventar" los platillos que convertirían a Puebla en el "Centro Culinario del País".

Una de las comidas más representativas es el mole poblano, una espesa salsa picante de origen colonial. Se dice que fue inventada en el convento de Santa Rosa, de ahí tal vez su concepción barroca. El singular platillo es elaborado con más de dos docenas de ingredientes, como la carne de pavo o pollo, chocolates, varias clases de chiles, tortillas, almendras, cacahuate, frutas secas y semillas, por citar solo algunos.
Otra receta típica son los chiles en nogada, los cuales están rellenos con carne, cubiertos con una salsa blanca de nueces y sazonados con semillas de granada. Es un bocado bastante patriótico, porque lleva los tres colores de la bandera mexicana: verde por el chile, blanco por la salsa de nuez y rojo por la granada.

La lista de delicias tradicionales incluye a las chalupas, unas tortillas de maíz fritas en abundante manteca de cerdo. Se bañan con salsa verde o roja y se acompañan con pollo deshilachado y queso rallado.

Un sabor que no debe dejar de probar es el de la tinga, espléndida salsa preparada con carne de cerdo, pollo y trozos de longaniza. Estos ingredientes se fríen y se mezclan con salsa de jitomate. Se sirve con tostadas.

También son recomendables los molotes, la versión poblana de las quesadillas, pero con la diferencia que aquí se rellenan con sesos, papas y flor de calabaza (huitlacoche); y la sopa de curato, un caldillo de jitomate con bolitas de queso frito, las mismas que se preparan con pan blanco desmenuzado, crema y queso.

 

Las provocaciones gastronómicas de Puebla parecen ser infinitas. Siempre hay opción de probar algo nuevo, distinto, como las tlatapas, un guiso de fríjol amarillo con longaniza y chile ancho; los butaquitos, rollos de bistec rellenos de frutas y especies; o los gusanos de maguey, el caldo de habas con yerbabuena, las chanclas, la sopa de garbanzo seco, entre otros.

Junto a los guisos y antojitos, los dulces son otros de los bastiones de la gastronomía del estado. Elaborados con semillas, frutas, leche y miel, varias de estas delicias fueron creadas por las manos celestiales de las monjas de los conventos coloniales (siglos XVI y XVII).

Destacan los camotes poblanos (puré de este tubérculo mezclado con ralladuras de coco, piña, naranja u otra fruta fresca); las yemas reales (yemas en almíbar y cocidas en baño María); los dulces de almendras (bolas horneadas de pasta de almendra y huevo), y los jamoncillos de leche, las mechitas de ángel, las rosquitas de almendra, entre otros.

En lo concerniente a las bebidas, en Puebla destacan los licores a base de frutas como el acachul (frutilla silvestre y alcohol); el chumiate (a base de capulín u otra fruta) y el zacualpan, (caña de azúcar destilada y fermentada).